1 de noviembre de 2012

Flores y dulces en el Día de Todos los Santos

Como es tradición, cada primero de noviembre los cementerios de la isla se llenan de flores. En los últimos días los puestos de la Rambla de Palma han ofrecido una gran variedad de ramos para el Día de Todos los Santos.

En un día como hoy son muchos los ciudadanos que acuden al lugar donde yacen sus seres queridos. Pero, con el paso del tiempo esta visita se adelanta unos días para no encontrarse con tanta gente. Es el caso de María, que ayer por la mañana llevó un gran ramo a uno de sus familiares en el recinto municipal de San Valentín. "Hay demasiada gente en el día de Todos los Santos, además no encuentras aparcamiento y hay mucho ruido", comenta.

Una de las principales demandas de los clientes son los ramos y centros de flores. Los precios van desde los cinco hasta los trescientos euros. La flor más típica para este día festivo son las rosas, claveles y el crisantemo.


En esta festividad tampoco pueden faltar los dulces. Aunque la tradición se ha ido perdiendo, en algunas familias de la isla los padrinos regalan a sus ahijados rosarios de dulces y fruta confitada. Los "panellets" de chocolate, piñones, fresa o membrillo tampoco faltan en la mesa de todos aquellos que quieren endulzar este día tan especial, que se dedica a todos esos seres queridos que ya no están. Texto: M.H.R.; Fotografías: J.H.R.


    Compartir
  • Compartir

Noticias más leídas